Google No aprendemos

12 de noviembre de 2012

¿Qué ocurre con la Sanidad en Madrid?

Como tengan razón los mayas y el fin del mundo esté apunto de llegar, a los españoles nos va a coger sin haber aprendido nada. Seguimos estupidizados con eso de la izquierda y la derecha, los rojos y los fachas, y parece que tenemos una carencia absoluta de capacidad de análisis. Para colmo de males, prejuzgamos cada fuente de información y según la cataloguemos de izquierda o derecha, la autorizamos o desautorizamos según se ajuste a nuestros colores. Así de triste y así de peligroso.

La última la tenemos con el tema de la Sanidad en la Comunidad de Madrid. El gobierno regional saca un Plan, que llaman de sostenibilidad, que no es más que poner en manos de empresas privadas el ahorro del gasto público al que se consagran hoy todas las actuaciones de cualquier administración.

El problema en este caso es, por un lado, que hablamos de Sanidad, no de recogida de basuras, baldeo de calles u otros gastos "recortables"; y, por otro, que la solución que se quiere aplicar tiene mala vuelta atrás en un futuro, esperemos, de bonanza. Con lo cual, el tema merece un poquito de atención y que no nos perdamos en los mensajes politizados que se lanzan desde uno y otro lado, que nos liamos y no aprendemos.


Con todos mis respetos, los que protestan no protestan bien. Si lo hicieran,es probable que se vieran respaldados por la inmensa mayoría de los madrileños. Pero no es así, al menos, de momento.


Cuando aparece en la tele una sindicalista histérica gritando "no a la privatización de la Sanidad Pública" se acaba de cerrar la puerta de cientos de miles de hogares. Así de claro. Primero, porque los sindicalistas tienen la imagen que tienen en la opinión pública. Segundo, porque el argumento de la privatización es incorrecto. Se privatiza la gestión de los hospitales, no la Sanidad, que seguirá siendo Pública. Tercero, porque uniendo las dos anteriores, cualquiera que se crea ajeno al tema (que ninguno estamos libres de enfermar o de cuidar a un enfermo y hay enfermedades para las que el seguro privado no es la mejor opción) pensará algo así como "otra que está como loca porque se va al paro" y mirará para otro lado para liberarse de la cada vez mayor dosis diaria de pancartismo.

En un pis pas, el tema del plan madrileño de Sanidad pasa a ser una cosa de izquierdas y derechas. Si está en contra será de izquierdas, si lo defiende de derechas. Si no opina es porque el de izquierdas que lo ataca, ni tiene razón ni merece mayor comentario. Y ojo, porque así nos la cuelan a los madrileños como nos despistemos. Más de uno pensará incluso que la Sanidad va a mejorar si la gestionan compañías privadas, por aquello de que el criterio empresarial siempre lo asociamos a la eficiencia y eficacia en la gestión. Nada más lejos de la realidad.

Los que protestan deberían contar que desde que se privatizó la gestión de algunos hospitales (Arganda, Coslada, Aranjuez, Parla, Majadahonda, Valdemoro, San Sebastián de los Reyes y Vallecas) estamos retrocediendo en atención sanitaria. Y este Plan nos quiere dar la puntilla y no lo deberíamos consentir. Voto PP pero no les doy un cheque en blanco.

El resumen:

La gestión de los hospitales por empresas privadas libera a la administración de una gran carga económica y burocrática, pero deja la salud de los ciudadanos en manos del criterio del beneficio económico.

¿En qué se traduce esto y nadie cuenta? Por ejemplo:
El material hospitalario parece comprado en los chinos: agujas hipodérmicas, sondas, sueros... esas cosillas que nos cuelgan del brazo cuando estamos ingresados fallan más que una escopeta de feria, porque la empresa adjudicataria las compra lo más baratas posible. Y lo barato es malo... y el que se la juega soy yo. Hace poco al padre de una amiga, al anestesista se le partió la aguja ¡junto a la médula espinal! Lo que era una simple operación de hernia discal necesitó 10 horas extra de quirófano para encontrar la aguja y no dejarlo paralítico.

El personal sanitario no tiene porqué ser el mejor. Será el más barato posible. Caso extremo es el ejemplo de los celadores que te tienen que, por ejemplo, pasar de una camilla a otra para llevarte al quirófano con dos vértebras rotas.... ¡¡¡¡¡y tienen contrato de mozo de almacén!!!!! No habían visto una bata blanca ni en pintura pero eran baratos. Otra vez el que se la juega soy yo. Y con el Plan, si la enfermera me deja el brazo morado con la jeringuilla no me debe extrañar. Las veteranas cobran antigüedad y aunque dominan todos los tipos de venas y serían capaces de "bordarlo" incluso con la jeringuilla de los chinos, no salen rentables para la empresa. Se irán a la calle. Seguramente las que salen histéricas en la tele son de estas, pero el brazo que acabará morado es el mío. Lo siento por ellas pero, siendo egoísta, yo también pierdo.

Las "negligencias médicas" se multilpicarán, lógicamente. Esas historias del que va a que le corten la pierna derecha y le cortan la izquierda estarán a la orden del día porque el criterio del beneficio económico va aparejado al trabajo a destajo. Mi jefe me pide que opere a todos estos en un día o me voy a la calle... pues ale, ¡bisturí, gasas y al tajo! A otro conocido, otra vez un anestesista (a ver si han empezado ya a precarizarlos) le perforó un pulmón en una simple operación de recolocación de hombro. ¡Y le dieron el alta sin enterarse! Había que dejar rápido la cama libre para otro. Esto irá a peor y otra vez, el que se la jugará seré yo como me pase algo.

Ejemplos hay miles. Anécdotas ya vividas en estos hospitales que ya están gestionados por las privadas oigo a puñados cada día. Es lo que tiene tener familila en el sector. También la tengo en el de la enseñanza y no estoy nada de acuerdo con las protestas. No me dejo llevar, procuro analizar.

Ojalá las aguas vuelvan a su cauce, pero no lo harán si no nos oponemos. Sumidos como estamos en una verbena contínua de recortes, copagos y subidas, es fácil que a más de uno le pase desapercibido que este plan no es una medida más contra la crisis. Es un camino muy peligroso. No creo que su final previsto sea la privatización, como dicen muchos, pero sí está claro que nos va a reducir de verdad la calidad de vida.

El mejor ejemplo se lo oía el otro día a un médico: "Es más barato amputar una pierna que someterla a un largo tratamiento para curarla. La gestión privada amputará, no puede incurrir en pérdidas". Es para pensárselo.

Por cierto, y ya acabo: muy bien el Colegio de Médicos. Entre tanto sindicato pancartista, siempre es bueno oír voces autorizadas de verdad, sin politizaciones ni gaitas y pidiendo el diálogo. Lo de la Alcaldesa de Madrid también me ha gustado, después de ponerla a caer de un burro en este blog. El gobierno de González (qué tendrá ese apellido) se lo debería mirar, aunque sea en una clínica privada.


NO A LA HUELGA GENERAL... Y NO AL PLAN DE SANIDAD DE MADRID
Leer más...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...