Google No aprendemos

30 de mayo de 2006

Más aplausos, por favor


Los 20 segundos de un spot no podían dar para más... y mucho es. En esta España de envidiosos y progres de medio pelo tenía que venir alguien a sacudirnos un poco el espíritu y nadie mejor que Coca-Cola, cuya credibilidad y categoría moral está muy por encima de la de nuestros académicos, científicos, periodistas, famosos, deportistas, estadistas y, por supuesto, políticos. Cosas de la caja tonta.

Aquí no aplaudimos más que al pintamonas, al pantuflo de turno que se presta a divertir a las masas a cambio de unos duros. Ese es el héroe. El que exhibe sin pudor sus vilezas cuenta con mayor adoración que aquél que se rige por la responsabilidad, el respeto y la dignidad. Los honestos ya no se llevan, ni los honrados... y luego nos escandalizamos de las burradas que hacen algunos... si eso es lo que maman. Por eso viene bien que nos riamos de lo mal que lo estamos haciendo, a ver si así salvamos a alguien de caer en el lodazal de la mediocridad.
El anuncio en cuestión podía ser interminable, he visto que la versión argentina incluye algún "homenaje" distinto, más propio de aquellas latitudes, pero podríamos hacer una lista enorme con las cobardías, complejos y estereotipos de cada día.

En lo circunstancial, yo pediría un aplauso, mejor, ovación cerrada, para los que frente a un cochecito de bebé arquean las piernas, estiran los brazos, realizan entre dos y cinco piruetas emitiendo sonidos guturales y finalmente balancean su cuerpo sobre el canasto para desfigurar su cara en sinigual pantomima. La criatura se deshace en unas carcajadas capaces de animarle a uno durante una semana.
Pero hay aplausos mucho más serios: para los que cambian una noche de juerga por hacer compañía a la abuelita que se siente sóla... para los que no abandonan a sus mayores; para los que luchan con la enfermedad sonriendo y para los que se van dando ejemplo; para los que dan los buenos días en el ascensor, para los que esperan con el portal abierto a la vecina que llega con la compra a cuestas y, además, rematan cogiéndole una bolsa; un gran aplauso para los defensores del bien, los que recriminan al grafitero, delatan al carterista, encaran al ratero y denuncian al criminal; aplausos de ánimo merecen también los que sufren, los que luchan... los que leen esta bitácora... los que ríen...; un aplauso para esta campaña de Coca-Cola, porque se lo merece.
Aquí puede ver el anuncio de Coca-Cola Light.
Leer más...

17 de mayo de 2006

Rodríguez también falla la porra

Y es que el presidente Rodríguez había vaticinado un tres a uno, aunque eso ahora es lo de menos. El Barcelona ha ganado su segunda Copa de Europa, como ya hiciera el Madrid en el 57, y también hay que felicitarle, aunque jugaran con la bandera catalana y su afición luciera bufandas antimadridistas (y no quiero pensar las que quemarán, banderas, esta noche en Canaletas).

Estamos en el año del Estatuto, del catalanismo o, mejor dicho, del antiespañolismo. El equipo de fútbol que representa, porque así lo quieren sus seguidores, el sentimiento provincianista de la sociedad catalana (si no fuera así no votarían lo que votan) es laureado en lo deportivo quizá como presagio de la coronación del idealismo disgregador de quienes no entienden que la unión hace la fuerza. Primero la española, después la europea, más allá la occidental y, tal vez algún día, quién sabe, la humana. Pero siempre hacia adelante, coile, no hacia atrás.

Sin ponernos trascendentales, esto es pura lógica. Aunque nos quedáramos sólos abrazados al vecino, siempre podríamos hacer más cosas y llegar más lejos los dos juntos que el individualista, quejumbroso y roñica, que pasea sus resquemores por una existencia vacía, sin más logro que una etiqueta con su nombre.

En fin, que seguimos corriendo hacia atrás... y al Hombre que le den morcillas. Que no aprendemos. Eso sí, el representante de la Liga española en la final es el campeón de Europa y es la Liga española la que ha ganado hoy, como hiciera la semana pasada con el Sevilla. Estamos de enhorabuena.
Leer más...

10 de mayo de 2006

La bandera de España gana la UEFA

El Sevilla acaba de ganar la Copa de la UEFA luciendo la bandera de España en su camisola. Todo un gesto además de la gesta deportiva.

Por mucho que se empeñen los socialistas en decirles a los andaluces que son una realidad nacional, aquí están ellos para decirle a Rodríguez que son españoles y lucir orgullosos nuestra bandera por todo el mundo. Chapeau. A ver si hacen lo mismo los culés en la final de la Liga de Campeones. ¿Apostamos?

Mi más sincera enhorabuena al Sevilla por la Copa... y por la bandera... y “viva er Beti manque pierda”, que el que escribe es bético hasta las cachas.
Leer más...

9 de mayo de 2006

Rubalcaba ya tiene quien le escriba

Me ha hecho gracia el titular de Juan Varela en su blog: La CIA espía tu blog para escribir los suyos . Recomendable.

¿Cuánto tardará en llegarnos a nosotros el Gran Hermano del Interior?

No es nuevo, ya se sabe cómo es la CIA de desconfiadilla para estas cosas... pero aquí además son muy rencorosos... y la única libertad que conocen es la de los terroristas. En fin, que ya está bien por hoy... que me voy a cenar antes de que me detengan por pensar distinto.
Leer más...

Rodríguez mantiene a la pareja Narbona-Trujillo en el Club de la Comedia


Cristina Narbona, a la que no sé porqué, pobre, el corrector automático del Word me la convierte siempre en Carbona, ha decidido darle a su colega Antonia, la Trujillo de la vivienda, el último empujón al precipicio... como si la viera decidida a detenerse en su carrera hacia el vacío.

Dice Narbona que, por si no fueran suficientes los trámites por los que tiene que pasar una promoción urbanística para salir al mercado, ahora quiere añadir uno más: el dictamen de las Confederaciones Hidrográficas.

La titular de Medio Ambiente quiere meter mano así en la esperada Ley del Suelo cuyo anteproyecto ha anunciado Trujillo que presentará este mes ante el Consejo de Ministros. La Ley es esperada, más que nada, porque en una espectacular entrevista de la ministra de los 30 metros cuadrados ha declarado que el precio de la vivienda nueva sólo sube un 12% anual pero es que resulta, verás tú, Mari Pili, que la intención de su gobierno es "conseguir un aterrizaje suave [de los precios] y la estabilidad y normalidad del mercado inmobiliario", ya que "las bajadas bruscas siempre han ocasionado grandes crisis económicas". Ahí es nada. Vamos, que menos reconocer el fracaso, todo vale, como lo de Pepín Blanco con el buen camino de los batasunos o lo de Bono diciendo que todos pudimos ver su agresión (otro día con esas, que me lío).

Una Ley del Suelo no es moco de pavo, pero la Trujillo necesita que la gente se olvide de sus minipisos, de los que dice, no se lo pierdan, que fueron "mal interpretados por los medios" y que "este tipo de vivienda se está construyendo en toda España y está siendo muy demandada". También necesita que olvidemos las famosas zapatillas del kelifinder ese que se inventó, pero mientras su web siga funcionando, por decirlo de alguna manera (la jodía web también merece un estudio detallado... y un par de cafés bien cargados), no va a haber quien no se eche unas risas de cuando en cuando recordándolas. Necesita tantas cosas que se nos va a lanzar al ruedo con su ley. Miedo me da.

Lo que no necesitaba la ministra es que su colega le metiera una chinita en el zapato con otro trámite para encarecer los pisos. Porque recordemos que el gobierno de Rodríguez (sí, con minúscula) lo que quiere son votos, no resolver problemas. Suelo urbanizable hay a espuertas y si no se urbaniza más es porque no se dan facilidades, y si no se dan facilidades es porque no interesa. El gran dilema de nuestros gobernantes es decidir entre los votos que les concedería una vivienda accesible y el dinerito que les supone su/sus revalorizada/as vivienda/as. ¿O es que estos ministros socialistas viven en un cuchitril de barrio humilde? Y no quiero ni imaginarme las presiones de los propietarios del suelo. A estos, o se les saca al mercado con cuentagotas o no les compensa. Es la oferta y la demanda. El valor del suelo va en función de las expectativas de uso que genera. Si su rentabilidad viene dada por las plusvalías propias y de la vivienda, nunca bajarán los precios y, aunque la ministra diga que el mercado de segunda mano no se arregla con leyes, tampoco es capaz de aportarle soluciones.

El caso es que, tal y como están las cosas, el votante, incluso el socialista cautivo, necesita ver que puede comprar una casa, si no él, sus vástagos, y lo que pretende Cristina Narbona va en su contra. Ya lo dice el refrán: los permisos y las licencias, encarecen las residencias. Bien harían los socialistas en aprender de quienes ya han unido Medio Ambiente y Urbanismo, como Esperanza Aguirre, para gestionar el territorio.

Claro, que a esta otra ministra le debemos la reciente Ley de Montes, de la que tan orgullosos están todos los medioambientalistas gubernamentales y de la que ningún ecologista a dicho ni mú. Ya dije lo que pienso de ellos. Se han hartado de airear a los cuatro vientos que para evitar los incendios forestales con fines especulativos el gobierno ha incluido sabia y valientemente en el articulado la prohibición de recalificar en al menos 30 años los terrenos quemados.

Valiente estupidez. Sabía demagogia. Primero: los incendios provocados con estos fines representan un porcentaje irrisorio (creo recordar que del 1%) frente a los provocados para especular con la madera o para destinar el suelo a uso agrícola o ganadero, con lo cual dudo que se evite ningún fuego con esta sandez tan cacareada desde Medio Ambiente. Segundo: a nadie se le ha ocurrido (como bien apuntaba recientemente el que fuera Consejero de Medio Ambiente en Galicia -tierra de fuegos-, Carlos del Álamo) que con esta prohibición pueden animar los instintos pirómanos de quien ha conseguido una vivienda en un lugar privilegiado (¿alguien sabe dónde viven los dirigentes ecologistas españoles?) y no quiere que nadie le estropee las vistas. Con esta Ley te puedes asegurar de que no te construyan delante casi de por vida... tentador. Habrá que seguir las cifras de incendios provocados en los límites de las urbanizaciones ya edificadas o edificables. Veremos.

En definitiva, que Narbona se leyó Cómo llegar al éxito de fracaso en fracaso, de Agustín Medina, y se lo ha metido en el bolso a su colega Trujillo pensando que “le ajusta más”, pero tampoco es así. Que si repasamos sus linces y sus Monfragües tampoco le anda a la zaga. Pero ahí las tiene Rodríguez. Son los pilares en los que descansa el equipo cuando fallan los delanteros Pepín, Alonso y Rubalcaba, y los que tienen que hacer olvidar al gran Bono, ya retirado del Club de la Comedia. Si es que no aprendemos.
Leer más...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...