Google No aprendemos

22 de noviembre de 2011

Brotes azules

La contundente victoria del Partido Popular en las urnas parece que ha despertado un hilillo de esperanza en los españoles. Tras siete años de intoxicación que, llegados a este punto, se había transformado ya en alienación (y no hay más que recordar con qué cara deambulábamos todos hasta hace dos días, entre primas y primados), y con los brotes verdes agostados desde hace ya dos veranos, ayer me daba la sensación de que las caras que me cruzaba por la calle tenían otro aire. Los españoles necesitábamos con urgencia un cambio porque estábamos empezando también a agostarnos. Un agüilla para levantar cabeza y no perecer con los rigores de la sequía socialista.

Ha llegado el agua, en forma de chaparrón de votos, y ya parece que podemos hablar de brotes azules en el ánimo de los españoles. El desánimo era tan acusado y el camino por delante es tan duro que no permiten grandes tranformaciones de la noche a la mañana pero el discurso de Rajoy desde el balcón de Génova fue el mejor que podía hacer para afrontarlo. Es cierto que el hombre no tiene esa capacidad de enaltecer a las masas que otros (por ejemplo Obama con su "yes, we can") han demostrado, pero no es menos cierto que la altura de sus palabras y la categoría que ha demostrado en la victoria son el mejor abono para que germinen tras las lluvias las mejores medidas para España y los españoles. No era mi candidato pero sí es mi presidente.

De momento ya tenemos brotes azules. Es un comienzo. Recuperar el espíritu de trabajo y sacrificio es fundamental, pero no se podía conseguir desde la desesperación reinante. Gracias, presidente, por el abono, y ¡a trabajar! Yo me apunto.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...