Google No aprendemos

21 de septiembre de 2006

El Día Sin Tregua

Mañana se celebra el Día sin Coches, una iniciativa que pretende llamar la atención sobre la problemática que acarrea el abuso del transporte privado en muchas ciudades del mundo, y andaba yo barruntando que habrá que proponer a la autoridad competente (que alguna habrá) la celebración de un Día Sin Tregua, a ver si así alguno reacciona y se deja de monsergas.

El Día Sin Tregua podría servir para llamar la atención de los ciudadanos sobre los perjuicios que está ocasionando el camaradeo con los terroristas. Se podrían convocar a tal efecto manifestaciones en las principales ciudades de España para recordar cómo eran las cosas cuando todos estábamos unidos contra el terrorismo y se gritaba a coro "puta eta y puta batasuna", mientras jueces y policías luchaban por erradicar la lacra de mafiosos que pretendía adueñarse de la calle. Unos cuantos vídeos sobre varios atentados y banderolas y manos blancas podían adornar muy bien los eventos. Lo importante es hacerse notar. Que la gente reflexione.

Sí, qué pasa... he dicho que la gente reflexione. No todos, vale, pero alguno...

Mira que si le da por reflexionar a Rodríguez...

Los ecologistas no dicen nada de esto. Mucho Cambio Climático y efecto invernadero pero del clima moral que vivimos nadie dice nada. Y los que lo denuncian (COPE, El Mundo, Libertad Digital, Onda Cero... los de siempre) son tachados de fanáticos y acorralados sin piedad. Será que la moral no es tan importante como la ranita de San Antonio, en peligro de extinción. Salvad a las ballenas, pero a los españoles que los salve Rita.

Además un Día Sin Tregua serviría para ir preparando la llegada del primer atentado de la Era Rodríguez, que a este paso nos va a coger por sorpresa. Ya lo están anunciando. Le han pedido al PSOE coches oficiales para ir a recoger los impuestos revolucionarios y el muy ruín de Rodríguez se lo ha negado, por lo menos de primeras, que todo llega. Tienen un cabreo... Lo que parece que va a prosperar es la casilla de la declaración de la renta para destinar un porcentaje de la misma a la financiación de ETA. Todo sea por la paz.

Hablando de paz, llevamos cinco años en guerra y aquí tampoco parece que nos enteremos. Habrá que esperar a que declaren obligatorio el burka para las mujeres para que salte la alarma. Al tiempo. Los misiles no llegarán hasta aquí, pero no por la distancia, sino porque les tenemos ya tan dentro que nadie va a soltar aquí una bomba. Viva la confraternización, la alianza de civilizaciones y la manteca colorá, pero los que nos han declarado la guerra están ahí mismo, en Lavapiés.

Pero será que eso da igual.

A lo mejor es que no estamos en guerra y esto del terrorismo islámico se lo ha inventado Federico. Yo creo que lo de las Torres Gemelas fue un montaje de la tele, como lo del Apolo XI que dicen.

O se está cociendo una guerra de las de "sólo puede quedar uno" y han borrado a Plutón de la cartografía planetaria para preparar allí las armas de destrucción masiva que luego traerán en cayucos galácticos... no sé, es una posibilidad.

O quizá lo que pasa es que está tan jodido lo de pagar la hipoteca, que la gente prefiere idiotizarse con el Gran Zurullo para no deprimirse más. Y ya es raro, porque eso también lo iban a arreglar los "amigos de los trabajadores" estos que nos gobiernan. ¿Qué pensarán los trabajadores?

Perdón.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...