Google No aprendemos

7 de abril de 2006

Del burro al mono: la involución de Rodríguez

El involucionismo de nuestro presidente está alcanzando cotas alarmantes… Rodríguez ha defecado en el Parlamento que “la España de hoy mira a la España de la II República con reconocimiento y, sobre todo, con satisfacción y orgullo por ver lo que hemos sabido hacer entre todos en esta etapa constitucional" y “sus aspiraciones siguen vigentes”. Toma del frasco, Carrasco.

Muy recomendable la lectura de la Memoria histórica que publica Libertad Digital recordando las similitudes entre la irresponsablemente ensalzada II República y la Thermo Mix de Rodríguez. Lo preocupante es conocer de boca del candidato que respaldaron diez millones de personas con su voto (recordemos siempre este punto: hay diez millones de personas conviviendo con nosotros sospechosas de alojar un alienígena en su interior) que sus miras, los referentes que iluminan su camino, están puestas en un régimen que atesora atentados contra la libertad aún más graves que los que estamos conociendo con este gobierno, que ya es. Chúpate esa, marquesa.

Desde su dudosa legitimidad (ahí van a coincidir aquellos y estos) a la persecución religiosa (mira tú…) pasando por la continua división de las dos españas (a qué me recordará a mi esto…) encontramos las barrabasadas que mantienen a Rodríguez hormonalmente activo. La mejor, aparte de los 11.705 ajusticiados en las cárceles: la legalización de la ilegalidad, la justificación de las trampas, en definitiva, la Ley de Defensa de la República, todo un atentado contra la libertad de expresión y de pensamiento que permitió cerrar más de cien periódicos criticones. A ver si el iluminado ejemplar nos quiere convencer de que se debe cerrar la COPE y que, además, es legal. A ver cuando arremeta contra los bitacoreros. A ver como aplauden los alienígenas, que no alienados, sino alineados por la dictadura del tuerto que les guía. A ver, a ver…

La talla de los líderes da una idea de la categoría de a quienes representa. Yo no quiero un líder que, una vez demostrada su condición de burro, nos anuncia que no piensa parar hasta convertirse en mono… me niego. Que no, vamos, que no hay por dónde cogerlo.

Rodríguez, lee, coño, que las repúblicas bananeras son hipérboles para hacer chascarrillos, no la meta de un político del siglo XXI. Que no aprendemos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...